• Objeto de este informe

Este informe tiene por objeto evaluar el grado de cumplimiento del programa de desalación del Plan Hidrológico habiendo evaluado los datos disponibles actualmente en el Consejo.

• Fuentes de información

La relación de desaladoras se encuentra actualmente en revisión, no obstante en un listado provisional se han podido precisar con distinta fortuna las que se incluyen en este informe, que deberán ser completadas posteriormente con encuestas sobre las características de las instalaciones, producción anual y demás detalles. En cuanto a listados de desaladoras que existen en el Consejo nos encontramos con fuentes de diversa fiabilidad. El registro de desaladoras no está actualizado y por tanto la información que presenta no es fiable, no existen datos de producción anual e incluso se detecta que las desaladoras construidas recientemente con financiación pública, no están inscritas. Por otro lado el departamento de explotación mantiene toda su información en expedientes por instalación, pero con una cantidad de datos que excede los objetivos de la planificación insular.

La información reglada ha sido completada con información no formal, tanto verbal, como memorias de abastecimiento o incluso páginas WEB. Por ello para la realización del Plan es necesaria una encuesta más rigurosa, con visitas a las plantas y con datos reales de producción mensual de agua a lo largo de los últimos años.

• Listado de complejos

Las instalaciones de desalación crecen de manera escalonada adecuándose al incremento de la demanda, por ello es habitual que en un mismo punto se agrupen varias desaladoras, que pueden tener diferentes titulares, sistemas y usos del agua. Para comprender mejor la distribución en el territorio de la desalación, hemos agrupado las desaladoras bajo el concepto “Complejo de desalación” refiriéndose a las desaladoras agrupadas en el mismo emplazamiento.

Dentro del Plan Hidrológico as actuaciones en desalación se enmarcan en el Programa de Abastecimiento, el cuál presenta una doble finalidad: por un lado, incrementar el nivel de los recursos destinados a satisfacer las necesidades urbanas; y de otra parte, mejorar las redes de distribución. En dicho programa se incluyen obras financiadas por Interés General, Regional, Insular, Ayuntamientos, POMAL e Interés Turístico.

La desalación constituye el pilar fundamental sobre el que se apoya el primer objetivo, junto con la disminución de las pérdidas en las redes de distribución y consumos no facturados. Entre los años 1996 y 2012, la cantidad de agua procedente de la desalación había de pasar desde 45,220 Hm3 hasta 101,490 Hm3 , es decir aumentar en 56,270 Hm3 , alrededor de un 125% más de recursos procedentes de esta fuente.

El coste total que se destinaría a las partidas presupuestadas en desalación ascienden a 144 millones de euros, durante el período vigencia del marco actual de planificación hidrológica, repartido, para los años horizonte del 2002, 2006 y 2012 en 90 millones, 12 millones y 42 millones, respectivamente.

En las actuaciones del apartado de Distribución, que comprenden programas de Ampliación de Redes, Renovación de Redes , Incremento de la Capacidad de Almacenamiento y Conservación y Reposición; el objetivo es garantizar el suministro al menos por un período de siete días o superior, alcanzando los cuatro subprogramas una cantidad de 274 millones de euros de inversión hasta el año 2012.

La primera planta se instaló para el abastecimiento de Las Palmas de Gran Canaria en 1970, con una capacidad de producción de 18.000 m3 /día. Desde esa fecha y hasta ahora la capacidad de producción de las plantas de Las Palmas de Gran Canaria se eleva a 229.184 m3 /día sin contar esa primera planta y otras ya desmanteladas. Hay que señalar que la capacidad instalada no quiere decir que se produzca ese valor ya que toda planta tiene un coeficiente de utilización en función de las paradas necesarias para mantenimiento y revisión.

El número total de complejos de desalación que recogemos en la base de datos de desalación es de 17 para toda la isla de Gran Canaria y son los siguientes:

 

• Listado de desaladoras

Las desaladoras registradas en la base de datos son un total de 46 y han sido comprobadas con los datos disponibles mediante el cruce de varias bases de datos y consultas con explotadores, y aunque debe ser depurada se acerca a los números reales.

A continuación se presenta la evolución histórica de la construcción de desaladoras de agua de mar, con los años de entrada en servicio y las variaciones de capacidad debido a ampliaciones, concentradores de salmuera o mejoras en general.

 

La elaboración de esta tabla no es sencilla porque es frecuente que existan varias denominaciones para una misma desaladora según las diversas fuentes consultadas, por lo que el contraste de los datos no tiene por qué ser evidente.

Vemos que la capacidad instalada a lo largo de estos años es de 273.084 m3 /día, que equivalen a 100 Hm3 al año. Pero no es ésta la producción real, pues algunas instalaciones han quedado fuera de servicio por su baja eficiencia y antigüedad, ya que los avances de la desalación las han convertido en poco competitivas. A continuación se muestra la relación de bajas a lo largo de estos años:

Como vemos son 43.700 m3 /día los que habría que restar a la capacidad instalada, quedando la capacidad nominal actual en 229.184 m3 /día, que equivalen a 84 Hm3 al año.

Para llegar a la cifra real producida en el año 2006 todavía queda por restar la producción que correspondería a los tiempos de parada por mantenimiento, fallos de demanda o regulación y averías, que podría cifrarse en torno al 15%, con lo cual estimamos que la producción real durante el año 2006 está en torno a los 70 Hm3 , cifra que habrá de ser precisada durante el desarrollo de los trabajos del Plan Hidrológico.

Veamos en un gráfico la evolución de la capacidad de producción:

 

• Usos del agua desalada

Debido a la complejidad del mercado, no es posible realizar una medición exacta de los usos del agua. Sin embargo se puede estimar en lo siguiente para el año 2006

 

 

 

Usos Principales

Usos del agua desalada (hm3 /año)

Agrario

7.3

Urbano

48.6

Turístico

10

Recreativo

0

Industrial

5

 

• Desaladoras en construcción y previsión futura

 

Alcanzado el primer escalón de producción previsto en el Plan Hidrológico las desaladoras que están programadas para los próximos años son las siguientes:

Supondrán un incrmemento de 80.500 /día, es decir 29,4 Hm3 /año.

 

• Cumplimiento del Plan Hidrológico:

El incremento de desalación previsto para la isla desde la aprobación del Plan Hidrológico hasta el año 2006 era de 137.000 m3 /día, mientras que la capacidad instalada hasta el año 2006 es de 123.234 m3 /día, y están a punto de entrar en servicio para este año otros 47.000 m3 /día, con lo que se llegará hasta 170.234 m3 /día. Esta capacidad de producción supera en un 25% la cifra planeada, por lo que podemos concluir que se han cumplido los objetivos generales de desarrollo de infraestructura de desalación, y, por otro lado, que las financiaciones y las desaladoras previstas inicialmente no coinciden totalmente con las que finalmente han sido construidas.

 

Para los próximos años las desaladoras previstas en el Plan Hidrológico son las siguientes:

Este valor de 43.000 m3 /día para el horizonte 2012 también se cumplirá, y previsiblemente se rebasará, pues ya en el 2008 se realizará un incremento de 47.000 m3 /día.

En cuanto a la producción real de aguas desaladas hay que decir que en el Plan Hidrológico se pronosticaba una producción de 89,6 Hm3 /año frente a los 70 Hm3 /año reales. Este aparente contrasentido en cuanto al cumplimiento de las actuaciones previstas y la diferencia de producción se explica por la puesta fuera de servicio de las desaladoras menos eficientes o no rentables y porque la demanda de agua también ha sido inferior a lo esperado para dicho año.

Como conclusión final, y de cara a los trabajos de base del Plan Hidrológico, subrayamos la necesidad de actualizar el registro de desaladoras y recabar los datos de producción de cada una de ellas para determinar con precisión su coeficiente de utilización y su aportación al ciclo hidrológico.