PROGRAMAS DE ACUTACIÓN

Las actuaciones necesarias para el logro de los objetivos previstos que hacen posible la consecución de los escenarios futuros esperados se han agrupado en cinco programas. Dentro de ellos se han definido las actuaciones a realizar y las subactuaciones o acciones necesarias para llevarlas a cabo. Los programas se han llamado:
1.- Abastecimiento

2.- Saneamiento

3.- Regadío

4.- Regulación de Recursos Naturales

5.- Investigación y Desarrollo

El Programa de Abastecimiento tiene dos actuaciones diferenciadas: Aumento de Producción, que diferencia entre Desalación y Abastecimiento en Alta, y Distribución , que comprende la Ampliación y Renovación de Redes y el Incremento de la capacidad de almacenamiento.

La desalación constituye uno de los pilares fundamentales del planeamiento hidrológico insular, junto con la reducción de las pérdidas en las redes de abastecimiento y saneamiento y la reutilización de las aguas depuradas. Tal como se ha dicho anteriormente, se ha estudiado el crecimiento poblacional de cada núcleo y, en función de las dotaciones previstas y de la opción de abastecer con agua desalada de mar a los situados bajo la cota 300, se determinó la capacidad de desalación que debe existir. Este aumento de la capacidad de desalación no cubre la reposición de aquellas instalaciones que vayan quedando obsoletas, ya que se supone que las medidas de conservación lo deben hacer.

La segunda actuación, Abastecimiento en Alta , impulsa la obtención de fuentes de suministro propias para garantizar la obtención de las dotaciones previstas, la reducción de los costes de obtención, la progresiva reducción de las diferencias entre las tarifas aplicables en cada municipio, la definición de aquellas conducciones que han de enlazar fuentes de producción propia, que se han de adquirir o construir, con los núcleos a abastecer, así como unificar y mejorar notablemente la gestión, atendiendo a criterios de economía de escala y calidad, modernidad, uniformidad y eficiencia del servicio público de abastecimiento mediante la creación de Consorcios.

La otra forma de actuación es la Distribución donde se recogen las necesidades de ampliación de redes, su renovación y por último el incremento de la capacidad de almacenamiento de tal modo que se garantice al menos el suministro de al menos siete días y superior incluso, donde resultara preciso, como sucede en determinados núcleos de las Medianías Altas. Dentro de la ampliación de redes se recogen asimismo las necesidades surgidas por la implantación de nuevas desaladoras. También se han diferenciado, por su repercusión en la correspondiente financiación, las obras de marcado interés turístico.

Mención especial merece la partida destinada a Conservación y Reposición, cuyo coste total asciende a 24.008 millones de pesetas, en un Programa de 73.507 millones, que se desglosan en inversiones de 27.670, 18.280 y 27.557 millones de pesetas para los periodos 2002, 2002-2006 y 2006-2012 respectivamente.

Las actuaciones de control continuo de las pérdidas en las redes de distribución del abastecimiento a los diferentes núcleos están incluidas en el programa de Investigación y Desarrollo.
El Programa de Saneamiento está orientado a paliar las grandes deficiencias en Saneamiento, Depuración y Calidad del Agua, que afectan directamente a la calidad de vida, a la contaminación del acuífero, al medio ambiente y a la calidad y cantidad de las aguas que llegan a depuración y que no podemos olvidar que la reutilización directa de las aguas depuradas constituye un muy importante aumento de los recursos disponibles para regadío, a un coste relativamente bajo en comparación con otras alternativas por lo que adquiere el carácter de actuación estratégica para la sustitución de las aguas subterráneas. Todo ello hasta dar cumplimiento a la Directiva 91/271 de la C.E .E., acerca del tratamiento de las aguas residuales urbanas y la supresión de los vertidos que impidan la depuración. Las actuaciones dentro de este programa se dirigen a:
• Disminuir la contaminación del acuífero y de las zonas costeras e interiores, a través de la construcción de infraestructuras de depuración y emisarios submarinos, así como la reposición de la red actual donde fuese necesario.

• Extender y completar las redes de alcantarillado, de forma que lleguen a dar servicio correcto a todos los núcleos de población, intercomunicando las redes a nivel supramunicipal cuando fuese necesario para que sea posible aplicar economías de escala a la inversión en depuración.

• Desarrollar los conocimientos, experiencias y capacidad de gestión en relación con los sistemas de depuración, reutilización y vertido de las aguas residuales mediante la potenciación de la estructura adecuada, con el fin de conseguir mejoras notables en la gestión atendiendo a criterios de economía de escala, justa compensación, modernidad, uniformidad y eficacia del servicio.

Este programa se desarrolla en dos líneas; la primera, Inversión en Nuevas Actuaciones , que comprende la Red de Saneamiento, Estaciones de Bombeo e Impulsión, Depuración y Emisarios, y la segunda, la necesaria Inversión de Reposición, dividida en los mismos conceptos.

Se ha acudido a la información disponible en los Ayuntamientos y a la consulta con los técnicos responsables de este servicio en cada uno de ellos y se ha evaluado la red actual analizando: la existencia de red de alcantarillado, su estado de conservación y su suficiencia, y evaluándose económicamente en función de precios índice y del análisis comparativo del costo de otras obras similares.

Cada municipio se ha dividido en cuencas, entendiéndose por tales las redes vertientes a una misma EDAR, independientemente de que ésta se encuentre dentro o fuera del término municipal. Por ejemplo, el Municipio de Teror se divide en tres cuencas: EDAR Teror (donde vierte la mayor parte), EDAR Cardones (donde vierte la zona de El Palmar), y EDAR Tamaracéite (donde llegan las aguas residuales de san José del Álamo).

Se ha confeccionado la relación de obras precisas para completar la infraestructura de cada cuenca con su correspondiente valoración. Esta valoración es la inversión que se considera realizar, en la actualidad, para completar la red hidráulica sanitaria de la isla.

Se han individualizado las obras necesarias, por términos municipales, y a partir de ellas se han confeccionado los listados que configuran los Programas de Obras de Interés General, Regional e Insular para el periodo que concluye en el año 2.012, en materia de saneamiento. Asimismo se han considerado los Planes Operativos de Medio Ambiente Local y la existencia de actuaciones de marcado interés turístico, de cara a la correspondiente financiación de las obras resultantes.

Consideración especial merece la partida resultante de Reposiciones en Saneamiento, que contempla la conservación y reposición de las instalaciones tanto existentes como las nuevas a desarrollar en el periodo que concluye en el año 2.012. Esta partida supone, en dicho periodo una inversión de 14.938 millones de pesetas. El global del Programa asciende a 36.457 millones de pesetas, desglosado en 10.953, 11.857 y 13.647 a invertir en los periodos 2002, 2006 y 2012.

En el Programa de regadío se contempla la construcción de las redes comunitarias de riego a la demanda abastecida desde grandes depósitos reguladores existentes o por ejecutar que permitan tanto el óptimo manejo de las aguas públicas (blancas y depuradas), como aprovechamiento de otros recursos, públicos o privados, así como la culminación de las redes de reutilización y distribución de aguas depuradas, tanto para las aguas obtenidas con las depuradoras actuales como para las de futura implantación.
Para evaluar las necesidades de inversión se ha recurrido al PRECAN modificado (en elaboración), Plan de Regadíos de Canarias, el cual se ha asumido íntegramente y se ha ampliado sus previsiones con aquellas actuaciones propuestas por el Consorcio de Aguas Depuradas que no fuesen coincidentes con las previstas en el PRECAN y atendiendo asimismo a la urgencia de las mismas, según se trate de disfunciones o de otras actuaciones, programables a lo largo del periodo considerado, que concluye en el año 2.012.

Todas las actuaciones resultantes se han incluido en alguna de las nueve comarcas en que se ha dividido la Isla.

El Programa de Regulación de los Recursos Naturales agrupa aquellas actuaciones que tienen como misión mejorar el aprovechamiento de las aguas superficiales. Comprende desde el mantenimiento de las redes hidrometereológicas, a los estudios de definición de las obras de regulación de cada cuenca, con el fin de definir el aprovechamiento óptimo con presas y tomaderos. Este programa incluye también las actuaciones de regulación de Avenidas, Inundaciones y Corrección de cuencas, y las de Mejora Ambiental y tiene una conexión evidente con el de Investigación y Desarrollo, por lo que sus actuaciones han de estar coordinadas entre sí.

Las actuaciones dirigidas a la regulación de Avenidas, Inundaciones y Corrección de cuencas comprenden las que han de evitar los daños que se puedan producir por avenidas. Las de corrección de cuencas se han de realizar en coordinación con los Planes Hidrológicos Forestales.
Las actuaciones en Mejora Ambiental, comprenden las que permiten la regeneración del acuífero mediante actuaciones que se pueden ejecutar conjuntamente con las medidas de gestión que tienen el mismo fin. Esto es así, en el caso de las actuaciones de declaración de zonas en riesgo de salinización y de recarga preferente. Es claro que las actuaciones se encuentran entrelazadas ya que, después del análisis de la información generada por la declaración de zona en riesgo de salinización, siempre y cuando puedan satisfacerse las demandas con agua de otra procedencia, se pasará a la declaración de zona sobreexplotada. La puesta en marcha de un modelo hidrogeológico, no sólo validará los datos y parámetros utilizados, sino que también permitirá obtener una imagen proyectada de los resultados de las actuaciones emprendidas por éste y otros programas.
Asimismo, se incluyen las grandes obras de aprovechamiento y regulación de recursos superficiales y se contemplan las inversiones necesarias para el mantenimiento y conservación del patrimonio hidráulico. Como singularidad, se prevé la redacción de planes de uso y gestión de los cauces, de acuerdo con lo expuesto en las Ordenanzas. La inversión total asciende a 26.376 millones de pesetas, 5.142 hasta el 2002, 7.850 del 2002 al 2006 y la inversión mayor, 13.384 millones, para el periodo 2006-2012, por la necesidad de priorizar otras inversiones.

Por último, el Programa de Investigación y Desarrollo , recoge las actuaciones que han de salvar las carencias de información detectadas con la redacción de este Plan Hidrológico. También ha de servir para crear los mecanismos que permitan detectar y contrastar las desviaciones de las previsiones de este planeamiento con la realidad, tanto en los recursos como en los usos. Particular mención merece la necesaria difusión que ha de tener la práctica del riego con agua depurada y el establecimiento de estrictos mecanismos de control de su uso. Hay que señalar que desde 1970 (SPA-15) hasta la actualidad sólo han existido impulsos aislados que han permitido avanzar en el conocimiento y en el planeamiento hidrológico insular, pero con una gran ineficiencia perdiéndose no sólo información sino, lo que es peor, también los equipos humanos, muchas veces formados precisamente en cada impulso y no utilizados en la acción siguiente. Se pretende que el Consejo Insular pueda disponer de una forma dotada y estable, de los instrumentos que permitan que se adopten las decisiones más adecuadas para que el agua no sea limitante en nuestro desarrollo.

Se ha incluido una nueva línea de actuación consistente en la Mejora de la Gestión del Abastecimiento y Control Permanente de las Pérdidas, dotado con 2.530 millones de pesetas, dada su repercusión directa y de importante cuantía en la recuperación de recursos naturales. En ella se consideran los diversos aspectos relacionados con dicho tema como son: cartografía, localización de fugas, modelización, instalación de control de caudales, telecontrol y los mantenimientos correspondientes.

Este Programa supone una inversión de 4.264 millones de pesetas , distribuidos en 904 millones para el primer periodo que concluye en el 2002, 1.403 millones de pesetas a desarrollar entre los años 2002 y 2006 y 1.957 millones de pesetas entre el 2006 y 2012.