EL USO DEL AGUA

Desde el SPA-15 (1975) hasta la actualidad se ha estudiado cada uso agrupándolos en agrario, industrial, urbano y turístico. En sentido estricto no existe un tipo puro de consumo ya que cada uno contiene parte de otro. Así, el urbano incluye parte del turístico y del industrial por ser establecimientos suministrados por la misma red, e incluso, en municipios de medianías, hasta parte del consumo agrario. El turístico también comprende el suministro a residentes que no se pueden catalogar propiamente como turistas. Como se comprenderá, la complejidad que supone la desagregación no está justificada, a nivel insular, por el escaso porcentaje que representan estas singularidades dentro de cada consumo. Hasta hace poco, con una disponibilidad limitada de agua, existía una clara competencia entre los distintos usos.
La introducción de la desalación rompió esa dinámica y la reutilización del agua residual depurada, en el futuro, puede hacer llegar a que desde el sector agrario se potencie el consumo urbano con agua de la mejor calidad para así disponer de más y mejor agua depurada para el riego.

Es de señalar que en un ámbito geográfico tan reducido como es la isla, no tiene sentido la disparidad tan amplia de tarifas que existe en el abastecimiento urbano debido fundamentalmente al coste de adquisición del agua. Sería un objetivo a alcanzar el homogeneizar las tarifas aplicables mancomunando la producción y la obtención de agua en Consorcios de Abastecimiento en Alta que supusiese mejorar la oferta de agua para aquellos núcleos que no disponen de desalción y a su vez pudiera unificar la gestión y mantenimiento de las desaladoras.

El agua para otros usos como la industria de suministro propio, puertos y aeropuertos es, a nivel insular, una cantidad muy baja (menos de 2 hm3 anuales) , escasamente el 1% del consumo total. Esta cantidad se mantiene estable, según demuestran las encuestas realizadas, y por lo tanto no será objeto de una explicación específica. Se deberá prever las medidas para que puertos y aeropuertos se suministren con agua desalada de mar.

El consumo agrícola ha ido reduciendo su participación dentro del total del consumo pero sigue siendo el sector que más agua demanda. Aunque será analizado específicamente hay que señalar aquí que cualquier acción que mejore la eficiencia del riego tiene una repercusión inmediata en el ahorro de agua. Por otro lado, el futuro pasa por el ya mencionado reuso del agua depurada, por su menor coste, pero el riego con esta agua requiere controles adecuados y, fundamentalmente, nuevas técnicas de regadío que es imprescindible que se difunda.

El consumo turístico, ha tenido desde su comienzo un crecimiento sostenido, alcanzando para uso estrictamente turístico 11,5 hm3, que con la industria asociada alcanza los 15 hm3 anuales. Se encuentra gestionado por empresas de capital privado que paulatinamente van suministrando agua desalada en lugar de agua subterránea ante la progresiva pérdida de calidad de ésta.
USO DOMESTICO


La Ley de Aguas en su artículo 36 considera al uso del agua para abastecimiento a la población como prioritario. Por otra parte, la Ley de Bases de Régimen Local, en su artículo 26, indica que son los municipios los que han de prestar el servicio de abastecimiento domiciliario, bien por sí o bien asociados a otros municipios.


Los servicios de abastecimiento cubren prácticamente toda la isla, de tal forma que el 98% de la población recibe el agua doméstica a través de redes de distribución municipal. El 2% que no es abastecido por redes municipales corresponde a núcleos aislados de los municipios de San Bartolomé, La Aldea y Mogán.

Los 47 hhm³ que se enviaron a distribución en 1.997, produjeron un con­sumo neto de 33 hm3, lo que significa un aprovechamiento del 70% y una dotación media neta insular de 103 l/hab./día que es significativamente baja. Esta dotación es muy variable entre municipios: Las Palmas de Gran Canaria, San Bartolomé, Valsequillo y Santa Brígida tienen una dotación superior a 125 l/hab/día, mientras que Valleseco, San Nicolás y Artenara no llegan a 90 l/hab./día. Del mismo modo, la eficiencia en la distribución es variable ya que algunos municipios no pasan del 50% y otros dicen alcanzar más del 86%. El volumen no facturado, 14 hm3; equivale al volumen de agua obtenido de los recursos propios del total de los municipios. El volumen no facturado producido en Las Palmas de Gran Canaria, Telde y Arucas suponen el consumo del resto de los municipios insulares. Los municipios que presentan el porcentaje de volúmenes no facturados más elevados son Arucas, Santa María de Guía y Valleseco, sobre un 50%. Por el contrario, San Bartolomé presenta un menor volumen de agua no facturada, en torno a un 18%.

Hay que tener en cuenta que no todos los volúmenes no facturados son imputables al estado de las redes, existen otras causas como el escaso o nulo control del volumen de agua que llega al origen de la red o de los consumos de las instalaciones municipales, o también el defecto de medida de los contadores cuando funcionan a baja velocidad. Por tanto, disminuir los volúmenes no facturados corresponde muchas veces a la adopción de medidas de gestión y no necesariamente a medidas de reposición o de inversión.

El cuadro adjunto representa el coste de la factura de 30 m³ de agua consumidos en dos meses, según se aplique la tarifa de cada municipio; es decir una familia de cuatro miembros que consuma cada uno 125 l/h/día pagará según el municipio en que se encuentre la cantidades que se señalan, su análisis es elocuente y justifica la necesidad de impulsar la creación de Consorcios de Abastecimiento en Alta con el fin de conseguir una mayor igualdad entre ellas.

Tabla 1.- Coste de m³ en dos meses

Arucas 263.0 Las Palmas 257.9 Sta Mª Guía 227.5 Teror 221.0
Valsequillo 205.1 Moya 199.7 Sta Lucía 187.8 Valleseco 184.7
Telde 177.5 Sta. Brigida 175.3 Firgas 147.8 S. Bartolomé 164.7
Tejeda 146.7 Agüimes 143.7 Gáldar 134.8 S. Mateo 134.8
Artenara 119.0 Ingenio 113.3 Agaete 107.5 Mogán 86.0

Otro aspecto a considerar dentro del abastecimiento urbano es el de la garantía del suministro en cuanto a calidad y cantidad. La normativa vigente acerca de la calidad sanitaria se refiere tanto a la salinidad del agua, como a las medidas necesarias de esterilización y de control del agua y de las instalaciones de suministro. Por otro lado, no hay que olvidar que se precisa de un agua de buena calidad en el abastecimiento para así conseguir que el agua enviada a la depuración sea lo mejor posible. En cuanto a la cantidad, todo abastecimiento debe disponer de depósitos que permitan la regulación en la distribución de tal modo que se garantice el abastecimiento a la población durante un tiempo prudencial, si se producen fallos en el suministro de agua desde las fuentes de alimentación. Comentar que la garantía en días en el suministro a los distintos municipios es muy variable. Frente a los cinco días de media insular nos encontramos con unos tres días en Telde y unos cincuenta y uno en Artenara. Hay que tener en cuenta que se trata de una capacidad global en la que no se tiene en cuenta las diferentes redes existentes en cada municipio. En cuanto al tratamiento, la característica común de todos los municipios es la cloración de sus aguas para el abastecimiento, estableciendo otros tratamientos los municipios de Arucas, Las Palmas de Gran Canaria y Mogán. El período de tratamiento es muy variable y va desde el nivel diario a según el llenado de depósito.

Tabla 2.- Características del abastecimiento


CONSUMO AGRARIO



REGADÍO

Para determinar la superficie cultivada bajo riego se ha trabajado con la fotointerpretación del vuelo de GRAFCAN de Febrero de 1.996 a escala 1:18.000, con fotogramas en color. Sobre el plano 1:5.000 de anteriores estudios del Plan Hidrológico se han retintado las parcelas cultivadas, determinando comparativamente con los anteriores trabajos, las variaciones sobre la superficie cultivada y las correspondientes a cada cultivo. El resultado final ha sido de 10.837 ha en cultivos bajo riego con un consumo total en parcela de 79 hm³ .

Los cuadros adjuntos muestran las variaciones de superficie y de consumos.
Tabla 3.- Evolución temporal de las superficies de cultivo
EVOLUCIÓN SUPERFICIES
1975 1977 1983 1986 1990 1996
SPA-15 MAC-21 IRYDA ACHA ACHA ACHA
Platanera 4.058 3.567 3.075 2.313 1.927 1.286,70
Platanera Inv. 0 0 0 0 91 385,00
Hort. y Flor aire l. 3.875 3.028 2.193 1.943 1.866 843,89
Hort. Y Flor Inv. 678 769 962 1.124 1.222 847,20
Frutales 639 561 1.166 1.272 1.293 1.382,70
Sorribados 0 0 0 0 741 774.80
Papas 2.646 2.572 2.122 2.136 2.136 1.744,00
Otros cultivos 2.004 1.781 0 2.236 2.236 1.263,00
TOTAL 13.900 12.278 9.518 11.024 11.512 8.527,29


Tabla 4.- Evolución temporal de los consumos
EVOLUCIÓN CONSUMOS
1975 1977 1983 1986 1990 1996
SPA-15 MAC-21 IRYDA ACHA ACHA ACHA
Platanera 62,76 50,50 40,07 22,98 19,96 23,66
Hort. y Flor aire l. 35,25 20,63 16,90 18,10 17,66 8,52
Hort. Y Flor Inv. 4,78 6,44 5,44 9,02 9,61 33,01
Frutales 3,87 3,76 5,26 3,92 3,96 6,90
Papas 7,77 10,90 0,00 4,57 4,57 3,62
Otros cultivos 12,33 13,14 6,82 6,36 6,09 3,41
TOTAL 126,76 105,37 74,49 64,95 61,85 79,12

DOTACIONES

Platanera.- La introducción de nuevas variedades (Gran Enana) (más productivas que las tradicionales), el traslado del cultivo a las zonas costeras, mayor consumo en invernadero de las mismas variedades, (consecuencia de la mayor masa foliar), mayor rentabilidad del cultivo, consecuencia de la subvención por la pérdida de renta por la Organización Común del Mercado (O.C.M.) del plátano, junto con la exigencia en calidad del agua de riego ha dado como resultado que el consumo unitario de este cultivo se sitúe según las zonas entre los 9.655 y 14.960 m³/ha , estimándose las áreas con mayor superficie de cultivo Agaete, Guía, Gáldar en 13.154 hm³/ha.

Todo lo anterior ha originado que, a pesar de mantenerse la superficie cultivada (de 2.018 has en 1.990 a 1.981,7 has en 1.996) el consumo se haya incrementado en un 18,5 % (pasando de 19,96 hm3 en 1.990 a 23,66 hm³ en 1.996).

Hortaliza y Flor de Exportación.- Se ha procedido a determinar las necesidades del cultivo del tomate, utilizando la fórmula de PENMAN y tomando como referencia la ETP de la zona de Gando, obteniéndose un resultado de 9.807 m³/ha , equivalente a 150 horas/fanegada (hora = 10 l/seg.). Las encuestas zonales han mayorado significativamente la cifra anterior, dando como resultado en las áreas de mayor superficie en cultivo una dotación de 12.078 m³/ha. Este incremento de consumo unitario es consecuencia, como ya se indicaba en los documentos anteriores, de la ampliación del calendario de cultivo (exportación octubre/mayo), y la introducción de hidroponía a solución perdida.

Comparando con los datos de 1.990, se ha producido un incremento espectacular en la superficie cultivada bajo malla, pasando de 1,222 ha en 1990 a 2.847,2 ha en 1996, aunque dicho incremento en parte ha sido como consecuencia de la transformación del cultivo al aire libre 1.886 ha en 1990 y 843,8 ha en 1996, por lo que, globalmente, el incremento de superficie es de un 20%. El consumo, por lo indicado anteriormente, baja a 10 hm3 al aire libre y se incrementa 24 hm3 en cultivo protegido, por lo que el incremento global de consumo ha sido del 52%.

Cítricos y subtropicales.- Se ha determinado el consumo unitario de este tipo de cultivos por debajo de la cota 300, para plantaciones adultas, en explotación regular y con una media de 400 plantones por hectárea, según la encuesta zonal, cuyo resumen figura en el cuadro adjunto. Extrapolando los resultados a las distintas zonas según sus peculiaridades climáticas, el consumo oscila entre 7.419 m³/ha y 8.607 m³/ha . Para cotas superiores a los 300 m . el consumo unitario se ha estimado en 4.748 m³ /ha/año variable anualmente en función de los riegos de apoyo necesarios. Aunque la superficie se ha incrementado únicamente un 6,9% ( 931,1 ha . en 1990 a 995,6 ha . en 1996) el consumo pasa de 3,39 hm³ a 6,33 hm³ por la mayor edad de las plantaciones, en gran medida iniciadas en 1990.

Frutales Templados.- Ubicados en su totalidad en cota superiores a la 300 las necesidades de riego son muy variables en función del año climatológico, orientación y cota. Se ha estimado una dotación media de 2.500 m³/ha.

Papas.- De difícil estimación en lo que respecta a superficie, por el minifundismo, por la falta de ordenación del sector, por la variabilidad en el número de cosechas y según circunstancias del mercado y por la dedicación parcial o total del agricultor. Las mismas razones inciden en el consumo de agua para riego, añadiendo en este caso una gran dependencia de la climatología. Las cifras obtenidas han resultado poco coincidentes, por lo que se ha decidido tomar como dotación unitaria media 3.150 m³/ha . Hortalizas Medianías. Basadas principalmente en lechuga, zanahoria, col, etc., que a diferencia del cultivo de la papa, son explotaciones con más grado de organización y profesionalidad, por lo que las superficies de cultivo se consideran validas. Las dotaciones unitarias según encuestas zonales, centradas en las áreas de mayor cultivo, han dado como resultado 3.500 m³/ha .

Evolución futura.- El análisis de la evolución futura de las superficies cultivadas y de los consumos de agua en la agricultura es diferente según cada cultivo. En las hortalizas se habrá de centrar en el tomate ya que no sólo representa con diferencia la mayor superficie cultivada sino que del resto, el pimiento prácticamente ha desaparecido por su exigencia de agua de calidad y por las plagas, habiendo ocupado su lugar el sureste peninsular y el pepino, limitado a unas pocas firmas exportadoras no es de prever un incremento de la superficie cultivada sino incluso se debe considerar un descenso de la misma.

El cultivo del tomate se mantendrá en los términos actuales con tendencia a la baja, pues hay que tener en cuenta la saturación del mercado por el incremento de la producción en la zona sur peninsular unida a la benignidad climática de los últimos años y a la competencia marroquí, a pesar de los nuevos ingresos compensatorios como el precio de retirada consecuencia de la O.C .M. de frutas y hortalizas y la subvención al transporte. El descenso de la superficie cultivada será consecuencia de la sustitución por otro cultivo, fundamentalmente platanera, y por la falta de solidez empresarial.

En relación con el plátano, hay que señalar que la O.C .M. ha ocasionado un incremento espectacular en los últimos cuatro años de tal modo que aún se encuentran un número importante de hectáreas en transformación sin haber entrado aún en producción, fundamentalmente en la zona Sureste, donde en la actualidad se están realizando trabajos para la implantación de 100 nuevas hectá,reas con previsión de seguir aumentando.

La reciente renegociación de la O.C .M. del plátano que amplia el horizonte hasta el 2005, incentivada la subvención por pérdida de renta, hace prever que de momento la tendencia siga creciente, pero el límite de producción subvencionable de 420.000 Tm. hará que, cuando se supere, la superficie se mantenga estable o incluso descienda ligeramente, en detrimento de las explotaciones marginales.


CONSUMO TURÍSTICO

Para el cálculo del volumen de agua usada por el turismo se han considerado cuatro zonas en la isla. La primera desde el Bco. del Berriel hasta Maspalomas, que es la de mayor consumo y se encuentra abastecida por ELMASA. La segunda es la zona abastecida por Aguas de Arguineguín y comprende las urbanizaciones entre el Bco. de Arguineguín y Puerto Rico. La tercera, pero segunda en importancia, es la correspondiente a la urbanización de Puerto Rico, siendo la propia entidad urbanizadora la encargada de su suministro. La cuarta corresponde al Puerto de Mogán.

Como se ha dicho anteriormente la diferenciación, en el resto de la isla, del consumo turístico es de difícil cuantificación en la actualidad y en cualquier caso de escasa relevancia, por estar englobado en otros consumos.

El número de plazas turísticas abastecidas asciende a 126.454, correspondiendo 85.280 al municipio de San Bartolomé de Tirajana y 27.682 al municipio de Mogán. El volumen de agua usada en el turismo fue en 1.996 de 11,5 hm³ .



Tabla 5.- Plazas turísticas en 1.995
PLAZAS TURÍSTICAS
Municipio N° camas
Las Palmas de G.C. 12.634
Mogán 27.682
San Bartolomé de Tirajana 85.280
Otros 858
TOTAL 126.454
Al ser unos servicios de abastecimiento de instalación relativamente reciente, la red más antigua es de 1.966, el volumen de las pérdidas es escaso. Aún así, alcanza el 21,60% en Aguas de Arguineguín, el 20,20% en Puerto Rico y el 16,10% en Playa del Inglés. Las características del tipo de turismo se pone de manifiesto en las dotaciones, ya que en Playa del Inglés es de 225 l/p/día y en la zona abastecida por Aguas de Arguineguín es de 106 l/p/día. En general las garantías del suministro son altas en cuanto a calidad pero no así en regulación ya que la capacidad de almacenamiento es inferior a cuatro dóas, por ejemplo en Playa del Inglés. Todos los servicios de abastecimiento someten sus aguas a cloración y tan sólo ELMASA y Puerto Rico S.A. las someten a otros tipos de tratamientos. El período de tratamiento es continuo, excepto en el caso de Puerto de Mogán en el que es diario.

La Ley de Aguas, en su artículo 91, dice que el Consejo Insular, "ante la insuficiencia de recursos ... impondrá a los usos de esparcimiento, turístico e industrial la utilización de agua de producción industrial" . Este es un argumento más para el uso del agua desalada de mar en el abastecimiento urbano y turístico para su posterior reuso en la agricultura.

Figura 2.- Esquema del mercado del agua.